lunes, 10 de marzo de 2008

15.- **Para leer antes de entrar al aula**

SER MAESTR@
Muchos son los días en los que nuestro estado anímico nos puede jugar malas pasadas en clase. Y es que, cierto es que somos maestros, pero ante todo somos también personas y es difícil que nuestra vida personal no afecte en lo laboral.

Así mismo, la profesión de maestro es una profesión muy absorbente. Un maestro no deja de ser maestro en las 24 horas que dura el día. ¿Cuántas veces tenéis tentaciones de ejercer como maestros a lo largo del día?, porque a mí me ocurre constantemente: en el supermercado cuando oigo patalear a una niña que quiere chucherías, en la calle cuando veo a un niño pegar a otro, en una tienda cuando veo a un niño preguntarle algo a sus padres y que ellos no le escuchan, en un autobús cuando una niña está contando la gente que baja del mismo... . Pero no solamente cuando veo estas actuaciones o sucesos me siento maestra. Si por ejemplo vas de compras todo lo que ves lo asocias a uno de tus niños o piensas "qué bien me vendría esto para mi clase"... . Así mismo, cuando trabajas con niños es muy difícil dejar "aparcadas" las situaciones cotidianas del aula en ella, los problemas te los llevas a casa y el trabajo también: las notas, las programaciones, las actividades, las fichas, los casos puntuales con alguno de ellos... . En fin que ser maestro no es fácil.

Además es importante, muy importante que exista una continuidad en nuestras actuaciones con los niños y niñas, así como una estabilidad en nuestra manera de desenvolvernos en el aula, para ganarnos la confianza de nuestros niños. Por ello, aconsejo leer esto todos los días, o tenerlo colgado en un sitio donde podamos leerlo si la ocasión así lo exige. El texto se compone de 15 frases que son:

  • Elige las palabras y sentimientos más hermosos para tus alumnos.
  • Contágiales tu entusiasmo por aprender y por vivir.
  • Escúchalos, respétalos, sé paciente con ellos.
  • Dales normas firmes y justas.
  • Actúa con generosidad, aprenderás de ti.
  • Organiza y optimiza tu tiempo, así aprovecharás mejor cada día.
  • No te excedas en el trabajo que te llevas a casa; concédete un tiempo para descansar y divertirte.
  • Cumple las promesas que hagas a tus alumnos.
  • Busca el apoyo y la ayuda de tus colegas.
  • Crea un ambiente acogedor en clase, donde niños y niñas se sientan cómodos, seguros y respetados.
  • Tansmíteles confianza para que no teman cometer errores, pues de ellos se aprende mucho.
  • No muestres preferencias de trato por alguno/s de tus alumnos, concédeles a todos las misma atención.
  • Continúa formándote, aprendiendo y desarrollándote aún más.
  • Cuida tu cuerpo: aliméntate bien, con cosas sanas; haz gimnasia y descansa lo necesario.
  • Recuerda que TÚ VALES MUCHÍSIMO.

2 comentarios:

Abel dijo...

Unos buenos consejos y orientaciones, que todos los maestros deberían tener en cuenta. Yo el primero, ya que algunas veces se me olvida alguno de ellos, me transformo y me convierto en un ogro, que más que ayudar, intimida y asusta. Aunque luego me "destransforme", el mal ya está hecho y es muy difícil de deshacer. Besicos dulces

CaRoL dijo...

Qué ilusión leerte por aquí Abel!!! Y menos lobos Caperucita que tú eres un gran profesional a la par que un gran compañero, así que de ogro nada... Pero, sin embargo, a veces es tan difícil controlar nuestras emociones dentro del aula, pero es que como ya he dicho ante todo los maestros somos personas y es normal que nuestro estado anímico, estrés u otros asuntos modifiquen nuestra forma de actuar en el aula. Pero si miramos el lado positivo, también sucede al contrario y hay días que sales del cole con ganas de comerte el Mundo de ver el montón que han aprendido tus niños y que las semillas que vas plantando poco a poco van germinando!!!

Un besazo!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...