jueves, 13 de marzo de 2008

22.- La televisión

Hoy me gustaría compartir con vosotr@s un extracto del libro "La ciudad de los niños" de Tonucci sobre la televisión. Lo encontramos en la página 66 y desde mi punto de vista no tiene desperdicio y nos puede servir para reflexionar sobre los problemas que genera el uso indiscriminado de la televisión por parte de nuestro pequeños y pequeñas. Aconsejaría a todo el mundo leer el libro entero, pues en él encontraremos muchas soluciones para mejorar la sociedad actual y sobre todo para permitir que nuestros hij@s y alumn@s crezcan felices y seguros.


El conflicto insoluble con la televisión.

Todos están convencidos de que ver demasiada televisión es nocivo y nadie sabe cómo hacer para que los niños no abusen de ella. El recurso más socorrido es el de la reglamentación rígida tipo: "sólo una hora al día", "sólo un dibujo animado y un programa", "si la enciendes ahora no podrás ver tu programa favorito", y otras fórmulas por el estilo. Son reglas sensatas, pero que los niños no pueden comprender porque a menudo deben apagar el televisor para no hacer nada. Significa vivir en un continuo conflicto con los propios hijos que los padres prefieren evitar para no comprometer el poco tiempo que pasan con ellos. tenemos tora solución, mucho más sencilla, mucho menos conflictiva, que nos sugieren los propios niños. Diversas investigaciones, incluso muy recientes, realizadas en Italia y otros países, demuestran que la inmensa mayoría de los niños pone en primer puesto de sus deseos jugar con los amigos. La televisión aparece en general en el segundo puesto y a mucha distancia. Basta contentarlos, también en este caso, como hacemos tan a menudo con sus caprichos más necios y poco educativos. Es suficiente buscar la manera de que los niños puedan salir, encontrarse, jugar juntos, y habremos resuelto también este grave problema educativo.


También con respecto a la televisión, como a propósito de la casa, se habla mucho de nuevas soluciones que apunten a una mejor programación para los niños. De nuevo y con fuerza reitero mi desacuerdo. No quiero una televisión mejor si ello sirve para permitir que los padres dejen aún más tiempo a sus propios hijos en brazos de esta cómoda "canguro", seguros entonces de que verán sólo buenos programas. Busquemos la manera, en cambio, de que los niños puedan pasar el tiempo libre jugando con sus amigos fuera de casa y en ese caso habrá alternativa y valdrá la pena luchar por una buena televisión para chicos. Que pueda suceder que entre amigos que están jugando libremente alguien diga: "¡Hoy es jueves, son las cinco, volvamos a casa a ver ese programa, merece la pena!"

2 comentarios:

Abel dijo...

Una buena reflexión la que nos dejas hoy, y de uno de los grandes, como es Tonucci. Hace ya un tiempo que me leí ese libro y recuerdo que me encantó, como el resto de literatura de este hombre ("Con ojos de niño" es simplemente genial)y creo necesaria una relectura para refrescar en mi cabeza algunas de sus buenas ideas. Al hilo delo que nos comentaba el extracto del libro que nos has mostrado, una reflexión. Crecimos (mi generación y la tuya)jugando en la calle, llamando a los amigos a gritos para que bajaran al parque, o al descampado de al lado, corriendo mil aventuras detrás de perros, subiendo a árboles, jugando a "polis y cacos", escapando del abuelo cascarrabias al que le molestaba que jugáramos a las canicas en el jardín, al "conejito de la suerte"... y a un montón de cosas más. Pero todo lo hacíamos en la calle, con los amiguetes, y la tele sólo la veíamos en la merienda, con el Barrio Sésamo, o los fines de semana con la Bola de Cristal. Todo lo demás era libertad, aprendizaje, risas (y a veces llantos), buenos ratos, heridas y golpes, pero también satisfacciones. Es necesario recuperar la calle para los niños, que jueguen en ella como nosotros lo hicimos y que los padres y madres puedan estar tranquilos y sentirse seguros dejando a los niños jugar solos, descubrir el mundo a su ritmo, al menos durante un rato. Y ya verán la tele cuando sean más mayores...
Un besico libre y saltarín.

CaRoL dijo...

Totalmente de acuerdo ;)

Lo importante para poder tomar una decisión es tener dónde elegir y ofrecer a nuestros niños diferentes posiblidades de ocio intentando que puedan realizar actividades variadas en su tiempo libre.

Un besito!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...