jueves, 27 de marzo de 2008

42.- Educación emocional 1: **Educar a niños emocionalmente inteligentes**

Cualquiera que me conozca mínimamente, sabe que en mi aula hay algo que trabajo sitemáticamente: LA EDUCACIÓN EMOCIONAL.

  • ¿Por qué?, porque todos nacemos con sentimientos y capacidad para sentir las mil y una cosas: alegría, felicidad, odio, miedo, aprensión, empatía..., pero no tenemos las vías para canalizar y entender dichos sentimientos. En Educación Infantil trabajamos con niños muy pequeños que están descubriendo esos sentimientos y no logran comprender o simplemente transmitir. En mi aula me gusta que las relaciones fluyan, porque a fin de cuentas ella es en sí misma una minisociedad, un clima de preparación para su vida cotidiana y un lugar privilegiado para aprender a sentir a través de sus logros, fracasos, situaciones nuevas o viejas que en su día no tenían los recursos para solucionar... . Pero sobre todo porque entiendo que mi papel docente no se limita a transmitir una serie de conocimientos, si no a mucho más: a educar integralmente a todos y cada uno de mis alumnos. En la sociedad actual nos preocupamos por cosas cómo: casas grandes, cochazos, grandes vacaciones..., pero si seguimos así no tendremos personas de calidad para poder disfrutar de todo ello, y ese es mi fundamental objetivo como maestra: que mis niños sean en día de mañana personas íntegras, empáticas, capaces de disfrutar de sus logros, pero también saber ver lo positivo en sus errores; personas que no se conformen, con criterios y un sistema de valores bueno y sólido, que les permitan vivir y dejar vivir, ser solidarios, capaces de entender que todos no somos ni sentimos igual y no por ello somos los mejores ni los peores, sino diferentes, valorando esas diferencias de manera positiva.

  • ¿Cómo? No existen unas pautas a seguir que nos permitan trabajar la educación emocional, sin embargo es muy importante (lo que más) que los maestros seamos personas con una alta inteligencia emocional y sobre todo con estabilidad en el mismo ámbito. Los niños aprenden fundamentalmente por imitación o modelamiento, poco a poco van forjando su personalidad a través de lo que ven y sienten. Así mismo cabe destacar que existen actividades para trabajar la educación emocional en el aula muy válidas (a estas actividades dedicaré otra entrada para poder verlas detenidamente).

  • ¿Cuándo? No existe un momento propicio para educar emocionalmente, cualquier ocasión es buena y debe ser aprovechada: un conflicto en el aula, la llegada de un nuevo alumno, un cumpleaños, una disputa por un juguete... No olvidemos que estamos educando en todo momento y no debemos bajar la guardia, aunque tengamos un día malo personalmente debemos intentar ser coherentes y no tener cambios drásticos, hay que ser constantes.
Sin embargo cabe destacar que todo el trabajo que hagamos en el aula es fundamental, pero no suficiente y la responsabilidad sigue recayendo en la familia en primera instancia.
A ellos va dedicado un libro, pionero en la aplicación de la Inteligencia emocional a la educación "The heart of Parenting" (El corazón de la paternidad) de John Gottman y del cual me gustaría reseñar esta frase " Amar a los niños no es suficiente. Hace falta enseñarles habilidades para las que muchas veces no estamos preparados; y es que nadie nos ha enseñado nunca a ser padres".

Por ello propone una serie de
consejos para educar a nuestros niños emocionalmente:



1. Póngase en el lugar de él. No actúe según su conveniencia.
2. Pregúntele y escuche. No intente averiguar por ciencia infusa qué es lo que le pasa, ni le reprima con frases como "¡Eres un sinvergüenza!".
3. No le reproche por tener emociones negativas. La tristeza es casi tan natural como la alegría.
4. Ayúdele a identificar y canalizar sus malas emociones. Enséñele a superarlas.
5. Incentive su curiosidad. Sígale muy de cerca, no le guíe.
6. Aprenda con él. Haga de cualquier experiencia nueva un juego. No le reprima cuando aprenda algo por sí mismo.
7. No le pegue. Corríjale siempre que haga falta. Dígale "no" cuando tenga que decírselo.
8. No deje que la televisión haga de padre o de madre. Evite que la vea en los primeros meses.
9. Premie sus logros. Alimente su motivación, pero no le inunde de regalos.
10. Fíjele pequeñas metas. Estimule en él el deseo de lograr algo. Así desarrollará el sentido de la intencionalidad.


www.Tu.tv

3 comentarios:

Carlos G.P. dijo...

Cordiales saludos: Mi nombre es Carlos González. He sido profesor de matemáticas y física en la enseñanza secundaria durante 24 cursos. Finalmente, al verme limitado en mi deseo de practicar una enseñanza basada en los nuevos paradigmas, decidí dejar el camino de la enseñanza oficial e iniciar uno nuevo, alternativo al sistema imperante.
Durante años, he podido comprobar como mis alumnos adolescentes enterraban sus sueños hasta hacerlos invisibles. Su entorno les enseñaba que la “seguridad” era lo primero: estábamos creando víctimas. La rabia que sentía ante tal panorama la he trasmutado en creatividad, escribiendo un libro que narra cómo empoderar a los adolescentes:
“Un maestro decide crear un ambiente mágico en su clase para empoderar a sus alumnos. Les ayuda a descubrir los enormes potenciales que habitan en su interior. Les revela un mundo más allá de la mente programada y de las creencias. Para llevar a cabo su proyecto el profesor emplea curiosos trucos...
Los alumnos van resolviendo los enigmas, que el maestro propone de una forma singular. La clase es una creación de todos. El aprender se transforma en una aventura.
       Poco a poco, cada alumno se convierte en su propio maestro, en una fuente de conocimiento para él y sus compañeros. La vida se torna mágica: pueden vivirla desde su corazón, sin que las creencias les limiten “
Su título es: “Veintitrés maestros, de corazón – un salto cuántico en la enseñanza-“. En él se plantea un modelo educativo que se basa en descubrir la fuerza interior.
       Hoy puede ser ciencia ficción...tal vez una semilla, pero si la nutrimos puede generar una forma totalmente nueva de enseñar, en la que el ser humano deja de sentirse víctima, para sentirse el creador de su propia vida.
Creo que su sensibilidad va en la misma dirección que la mía. Por eso, me atrevo a enviale* mi libro en versión digital. He decidido regalarlo persona a persona o institución a institución. Necesita volar...hacia lugares en los que pueda ser bien acogido. Si lo lee le agradecería cualquier comentario. Todos los amantes de la lectura sabemos que bastan cinco minutos con un libro para saber si es de nuestro interés, sólo le pido ese tiempo. Siéntase libre de enviarlo a las personas o asociaciones a las que este libro pueda ayudar. Gracias por su presencia. Le deseo felices creaciones…
                                                                                                    Carlos González
P.D Mi blog es: www.ladanzadelavida12.blogspot.com
* El libro se puede descargar en mi blog
Puede ver mis vídeos:
“Educar más allá de las creencias: liberando al corazón” en la dirección siguiente: http://vimeo.com/9374224
“Educación y Nuevo Paradigma Científico” en la dirección: http://vimeo.com/10085584

EDUCACIÓN INFANTIL PAN CON CHOCOLATE dijo...

De acuerdo con todo lo que decís. Yo también le voy a dedicar 5 minutos a ver esa lectura :). GRACIAS POR VUESTRAS APORTACIONES Y POR DEMOSTRAR QUE NO SOMOS GENTE AISLADA LA QUE PENSAMOS QUE ESTE TIPO DE EDUCACIÓN ES POSIBLE.

Anónimo dijo...

COMO DE SARROLLAR INTELIGENCA ESPIRITUAL
EN LA CONDUCCION DIARIA


Cada señalización luminosa es un acto de conciencia.

Ejemplo:

Ceder el paso a un peatón.

Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

Poner un intermitente.


Cada vez que cedes el paso a un peatón

o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


Atentamente:
Joaquin Gorreta 55 años

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...